Opinions sense homologar

Cacatriste o el infame Pérez-Reverte

No sabía nada de este indivíduo. Nada especial. A parte de sus novelas de aventuras mediocres y de su pasado “heróico” como reportero de guerra no sabía nada mas. Y digo “heróico” porque los que hemos estado en la guerra voluntariamente o nos ha pillado con un status privilegiado de algún tipo (humanitario, periodista, diplomático…) tenemos cierta tendencia a rodearnos de una auréola de mito dramático o en el peor de los casos de hombría cuando en realidad el auténtico mito dramático es de quien vive esa guerra por obligación y sin escape posible, y en relación a la hombría los que tenemos un mínimo de luces ya sabemos que es un concepto cerril propio de patizambos vocacionales.

Pero yendo al grano, el caso es que el otro día llegó a mi buzón de correo un texto que ha escrito el susodicho en una revista electrónica llamada XLSemanal y me dejó atónito. Al principio pensé en lo que me decía no hace mucho un amigo sobre el exceso de corrección política que impera y que a veces se hace asfixiante pero conforme iba leyendo su parrafada empecé a cambiar de opinión, no es una cuestión de corrección política es una cuestión de higiene mental; el que es lerdo es lerdo o el que es un psicópata es un psicópata.

artículillo

Volví a recordar una vieja sensación que me invade de vez en cuando al ver a gente teóricamente ilustrada que utiliza su batería de conocimientos de una forma tan deleznable que devalúa la escritura, las universidades y elementos de este estilo hasta el punto de llevarnos a pensar que son parte de un camino erróneo global de la humanidad. ¿Porqué será verdad que se puede ser un absolutamente incapaz de interpretar la realidad a pesar de haber viajado y tener estudios superiores?

Pérez-Reverte demuestra que si, que es posible ser analfabeto, escribir novelas y venderlas a porrillo. Puede pasar que la retórica periodística de chafardero de guerra aprendida durante años dándole al bolígrafo para ganarse las habichuelas haya dotado al insigne Cacatriste del don de escribir basura irreciclable.

Dejadme comentar algunos párrafos del bodrio. En un momento dado dice “… emitimos aullidos a lo Mastroianni propios de nuestro sexo –no de nuestro género, imbéciles– que vuelven superfluo cualquier comentario adicional.” Probablemente Mastroianni jamás aullaba fuera del plató, no es ningún estandar del Homo Sapiens Sapiens, ni es el hombre ideal, ni es el hombre ISO, ni tan sólo -és- porque el pobre ya murió hace tiempo. Pero lo mas sorprendente de este párrafo es lo de “no de nuestro género, imbéciles”. El “imbéciles” debe ir dirigido a alguien, y sospecho que a los que utilizamos la palabra género, lo aclaro por si luego el susodicho se queja de que le lanzan epítetos “difamantes”. Es dificil explicar su facilidad en trasladar una discrepancia legítima, o una diferencia en el uso de vocabulario, al terreno del insulto masivo e indiscriminado. ¿Un exceso de testosterona? Ja, ja, ja… no por favor, era broma. seguramente se trata de algo mas grave y tangible.

Mas adelante sigue demostrando su “gran estilo” literario cuando escribe este párrafo; “… a unas focas desechos de tienta que pasan junto a nosotros vestidas con pantalón pirata, lorzas al aire y camiseta sudada; creyendo, las infelices, que nuestro «por allí resopla» va con ellas.” Creo que eso demuestra que a parte de que la obra de alguien que escribe semejante prosa tiene que ser mediocre, su calidad humana no ganó nada viendo lo que vió donde estuvo. Imagino que siempre ha sido así; un protofascista(1) grosero de medio pelo, y que como a muchos sus viajes no le ayudaron en nada.

Pero atención porque mas tarde vuelve a su mitologia particular; “En aquel tiempo, las mujeres se movían como en el cine y como señoras porque iban al cine y porque, además, eran señoras.” Y yo que no soy escritor y no tengo la obligación de demostrar nada le pregunto de forma espontánea y sin ninguna prosa pergeñada en laboratorio; ¿Qúe cojones es esta mamarrachada de ser señora y de “moverse como en el cine.”? Ja, ja, ja… ¿Qué es ese clasismo estúpido mezclado con ficción hollywoodiana?

Pero alto, porque no se acaba, el infeliz sólo escribe una página y media pero se abona en el despropósito; “y se nos cruza una rubia de buena cara y mejor figura, vestida de negro y con zapatos de tacón, que camina arqueando las piernas, toc, toc, con tan poca gracia que es como para, piadosamente –¿acaso no se mata a los caballos?–, abatirla de un escopetazo.” Joder Arturito, lo que hemos aprendido en Bosnia ¿No?. ¿A abatir a escopetazos al personal? ¿O sólo a las mujeres porque las pones al nivel de los caballos? ¿Es algun chiste que aprendiste de algun francotirador en Sarajevo?. Para generar semejante ponzoña te podias haber quedado en tu Parque Torres dando de comer a los patos.

Arturo Pérez es un elemento de la especie humana mediocre que se ha quedado atrapado enmedio del subproducto cinematográfico-panfletístico estadounidense de los 50 y las fobias que dominan su crepúsculo como miembro del sexo masculino.

Pero por si os quedaba alguna duda de todo ello os aconsejo leer la respuesta que ha dado a las legítimas quejas de algunas lectoras.

respuesta de cacatriste

(1) Que sin conocer al fascismo ya incorpora elementos relevantes en su hacer.

Octubre 1, 2007 - Posted by | Gent nefasta, Reaccions en calent

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: